LOS HUEVOS DE WINFISH

mocness

Maniobra de largado de la red Mocness

Judias Tiernas con Patata y Zanahoria, Chuletas de Cerdo Agridulce con Rollitos de Primavera, Góndola de Pescado y Marisco, Tortilla de Queso con Fritada y Espárragos.

WINFISH -del inglés “winter”, invierno, y “fish”, pescado- anda de aquí para allá, buscando huevos y larvas de sardina –Sardina pilchardus- y bacaladilla – Micromesistius poutassou-. Encontrarlas ahora, que hace días que no hay temporal, es importante. La previsión meteorológica anuncia la entrada de un temporal del NW. Durará poco, apenas unas horas, pero tras él se volverá a muestrear esperando detectar las diferencias respecto a esas muestras recogidas en calma. Mientras tanto, el bloom de fitoplancton es visible a simple vista. El color del agua superficial es tan verde como la cubierta del GdC.

Eso es lo que pretende WINFISH, comprobar hasta qué punto el cambio en las condiciones oceanográficas generado por los temporales de componente norte, que enfrían las aguas superficiales hasta provocar la mezcla de la columna de agua y el afloramiento de aguas profundas cargadas de nutrientes, favorecen la puesta de las especies de peces que se reproducen en aguas frías.

Pero por ahora, se han visto más huevos en la mesa -en forma de tortilla de queso- que los que han acabado bajo la lupa del laboratorio, sobre todo en lo que se refiere a los de bacaladilla. Esta especie se reproduce en aguas más profundas que la sardina, que está más presente en la zona de la plataforma continental. WINFISH ya ha muestreado en estaciones más allá de la plataforma y el talud -el terraplén que conecta la plataforma con la llanura abisal- pero, paradójicamente, las unicas larvas de bacaladilla que se conservan a bordo han sido capturadas en estaciones de la zona de la plataforma. Quizás esté relacionado con la proliferación de plancton gelatinoso -medusas, saupas, pterópodos- que ciegan las redes de muestreo,y que se alimentan, entre otros organismos, de huevos y larvas de pez. Todo el mundo a bordo espera que tras el temporal previsto para las próximas horas -y que nos va a obligar a buscar refugio en Palamós durante 36 horas- tengamos huevos de bacaladilla como para montar un pequeño negocio de caviar poutássico. Es el sueño de WINFISH… Me refiero a lo de conseguir huevos de bacaladilla; no me consta que quieran montar ningún negocio al hilo de sus muestras… Aunque tampoco sería tan mala idea, tal como está en este país la inversión en investigación científica… ¡si hasta el presiedente del CSIC recomendó a sus científicos que buscaran su propia financiación!

Sobre las condiciones óptimas necesarias para que especies como la sardina y la bacaladilla se reproduzcan en las aguas del Mediterráneo noroccidental -y, por lo tanto, se mantengan sus pesquerías sostenibles- , ciertos datos podrían considerarse preocupantes. El calentamiento de los océanos, y del Mediterráneo especialmente, es un hecho probado. Desde 1947, el incremento medio de la temperatura de sus aguas superficiales ha aumentado 0,5⁰C; en profundidades medias (de los 200 m. a los 600 m.), la temperatura ha aumentado entre 0,05⁰C y 0,2⁰C; en las capas profundas (1000-2000 m.), el aumento ha sido de entre 0,03⁰C y 0,1⁰C. Este aumento de temperatura, que parece insignificante, supone un incremento inmenso de la energía acumulada en la columna de agua. La salinidad, otro parámetro fundamental a la hora de interpretar el estado del océano, también ha ido aumentando, principalmente debido a la disminución de la pluviometría y de los aportes de aguas continentales.

Qué rango de cambios en la temperatura del agua están dispuestas a soportar especies como la sardina y la bacaladilla, que necesitan aguas frías y ricas en nutrientes para reproducirse, es una pregunta que WINFISH quizás pueda ayudar a contestar. Un dato incuestionable es que en aguas del Atlántico norte el periodo de reproducción de la bacaladilla es sensiblemente más largo que en el Mediterráneo. La diferencia entre las temperaturas medias de ambas zonas geográficas está relacionada con este hecho. Otro dato inquietante es la captura cada vez más frecuente de especies consideradas como tropicales en aguas del Mediterráneo oriental.

El Mediterráneo está cambiando, y sus habitantes con él.

¿Huevos de qué especies de peces se muestrearán en las próximas generaciones?¿Qué pescados de proximidad encontraremos dentro de algunos años en las pescaderías del litoral mediterráneo español?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s