ACE, ETAPA FINALIZADA

C2nEbVmXAAAS9iK.jpg large.jpg

Foto: @ACEexpedition

Según se informa en #ACEexpedition, @ACEexpedition, @SuperScienceMe y, desde ahora, Recerca en Acció ( http://www.recercaenaccio.cat/aventures-cientifiques/expedicio-a-lantartida-natura-i-regulacio-del-clima/#comment-1678 , @RecercaEnAccio ), la expedición hace está reponiendo fuerzas en Hobart, Tasmania, tras un mes de muestreos a bordo del Akademik Tryoshnikov.

Por primera vez, la Antártida se va a circunnavegar gracias a la expedición ACE, en la que participan 30 países. Durante dicha circunnavegación, que tiene previsto acabar antes de Abril de este año, se van a desarrollar más de 20 proyectos de investigación sobre Biodiversidad, Biogeoquímica, climatología, etc.

Fascinante expedición que vale la pena seguir allá donde sus peripecias queden publicadas.

Y pronto, el GdC vuelve a arrancar la Máquina principal, así que habrá que ir preparando el menú de mareas, por si les apetece acompañarle.

 

30 AÑOS DE ANTARTIQUEO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Imagen: UTM/CSIC

Acabo de enviar a mis compañeros en tierra firme un correo con el calendario de operaciones aprobado para 2017, requisito indispensable para que cada uno se pueda ir organziando la vida según le plazca, que el amor a la insittución y al “García del Cid” ya queda sobradamente demostrado con los embarques de hasta tres meses.

Entonces caigo en la cuenta de que uno de nosotros no está de vacaciones, sino navegando como oficial en el Sarmiento de Gamboa, que durante este verano austral está navegando por aguas antárticas al servicio del proyecto ANTARLOG2, del dr. Pere Puig (ICM/CSIC). El SdG también está realizando labores de apoyo logístico a la base Juan Carlos I, en la isla Livingston.

Me atrevo a suponer que casi cualquiera de la tripulación del GdC estaría dispuesto a ser eventualmente transbordado al SdG. Poder navegar en un barco del porte de este, y hacerlo por aguas tan alejadas a los familiares Mediterráneo, Atlántico ibérico y Cantábrico, no deja de ser un regalo, al menos para quienes nos pasamos el día mirando a todos lados, observando la vida entre los mamparos y la que late más allá de los bigotes del barco.

Esta vez le ha tocado a  nuestro primer oficial. Veremos a quién le toca en otra ocasión.

Mientras, para seguir los biorritmos del SdG, podemos bucear en el blog Horizonte Antártida escrito por Valentín Carrera, escritor y periodista leonés que fue el cronista de la primera expedición española a la Antártida, en 1986-87. Vale la pena seguirlo: es un bloguero profesional.

Pinchando en el enlace entraréis en la crónica del día que el SdG zarpó de Vigo, hace ya dos meses. A partir de ahí, encontraréis crónicas diarias.

 

Una isla entre África y la Antártida

Es verdad, ningún Acheron persigue al Akademik Tryoshnikov, pero la crónica que desde Super Science Me plasma la llegada del proyecto ACE a las islas del Príncipe Eduardo, entre el océano Antártico y el Índico, es tan emocionante como la del capitán Aubrey y el dr. Maturin a bordo de la Surprise.

Para no perdérselo.

Super Science Me

Hay quien piensa que Cabo Agulhas es el punto más al sur de África, ignorando que a 1400 km de distancia, a mitad de camino hacia la Antártida, se encuentra el territorio más austral de África: el archipiélago de las islas del Príncipe Eduardo (isla Marion e isla Príncipe Eduardo). Un lugar remoto en la transición entre el océano Antártico y el océano Índico, que contiene algunos de los ambientes más únicos del planeta.

Las islas del Príncipe Eduardo son volcánicas, de reciente formación, y muestran un paisaje que entremezcla el azabache y los tonos marrones verdosos de la vegetación que ha colonizado la isla tras su formación. Y así las conocimos, tras una semana en ruta.

Navegamos durante la noche y con las primeras luces del día pudimos apreciar las sinuosas formas de la costa de la isla Marion. Unos paisajes volcánicos plagados de acantilados y…

Ver la entrada original 707 palabras más

Navegamos con dirección a la Antártida

La campaña del proyecto ACE deja Ciudad del Cabo y se dirige a las islas subantárticas. Por el camino, albatros, rorcuales… y plástico.

El plástico no tiene fronteras, es el miserable mensaje que dejaremos a los descubridores de nuestra civilización extinta. No me extrañaría que llegasen a identificar esos restos no como arqueológicos, sino como paleontológicos: “No puede ser que sea basura… ¿Qué civilización sería tan insensata?”

Super Science Me

Zarpar de Ciudad del Cabo fue algo duro. Nuestros compañeros durante casi un mes de travesía por el Atlántico volvían a casa y solo quedábamos unos 7 participantes, del total de 70 que hemos formado parte de la etapa 0. Ahora empieza la expedición en serio, la circunnavegación de la Antártida, durante la cual esperamos tener mucho trabajo que hacer y así poder recopilar la mayor cantidad de datos posible.

ace_buque Zarpando de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), a bordo del buque oceanográfico Akademik Tryoshnikov.

Estamos en la etapa 1 (“leg 1”) y ya vamos camino de Isla Marion, una de las paradas previstas en las islas subantárticas. Al llegar a la isla muchos investigadores desembarcaran vía helicóptero, mientras que otros nos quedaremos en los alrededores de la isla lanzando CTDs y muestreando el fondo marino.

Los investigadores que desembarcaran van a estudiar la composición química de los…

Ver la entrada original 269 palabras más

SOSTENIBILIDAD MEDITERRÁNEA

banners-blueecoforum-18_facebook

Imagen propiedad de Blue Eco Forum

Estar de vacaciones y estar lejos de la mar no quiere decir que uno esté desconectado de ella.

Mis amigos de El Peix al Plat ( http://www.elpeixalplat.com/es ), un proyecto que pretende impulsar una inversión de tendencia para un consumo responsable de los recursos marinos, me recuerdan que el próximo viernes, día 25, se celebra el Blue Eco Festival, un evento organizado por Eco Union, una asociación sin ánimo de lucro creada en 2005 que genera, acompaña y agrupa a los actores de cambio de los distintos sectores de la sociedad para catalizar la transición hacia la sostenibilidad.

El Blue Eco Festival se celebra el próximo viernes, 25 de Noviembre, durante la tarde noche en el Museu Maritim de Barcelona, e intenta fomentar la sostenibilidad a nivel mediambiental, económico y social, en el ámbito del Mediterráneo.

La agenda del festival es sumamente atractiva: incluye la exposición Marviva, talleres infantiles, el espectáculo de payasos http://www.pescaplastik.com/ , un show cooking a cargo de El Peix al Plat, proyección de arte audiovisiual en la fachada del museo, pase del documental Desierto Líquido…

Una estupenda manera de empezar el fin de semana:

http://www.global-ecoforum.org/blue-eco-forum/blue-eco-festival/

Yo, de vivir en Barcelona, me acercaría seguro. Ahí lo dejo.

VACIANDO, CRECIENDO

Como las mareas en las bahías, llenándolas y vaciándolas de océano con un ritmo casi tan viejo como el tiempo, la Luna ha vaciado esta vez al GdC poco a poco, ola tras ola, hasta quedarnos sólo unos cuantos, pocos, agarrados a sus mamparos como tomates de mar a las rocas intermareales. Esa luna grande y luminosa, que parecía recién sacada de la matriz donde el Universo se inventa a sí mismo, alumbró la madrugada y los pasos de los tripulantes por la pasarela, en busca de sus otros hogares. Recorrió el cielo jugando entre los hierros del barco hasta perderse por poniente, tras la silueta del Tibidabo.

 

p1050633

La Luna entre los hierros del GdC

Los que quedamos a bordo nos preparamos para recibir a colegios y ciudadanos que aceptaron la invitación a visitarnos, nacida de la Semana de la Ciencia, como Jornada de Puertas Abiertas.

Puertas y pasarela abiertas para un barco en apariencia vacío y aletargado. Las mañanas, para alumnos de 5º y 6º de Primaria -Escola Vedruna, Escola El Brusi, Escola Institució Montserrat- y del grado de Biología de la Universidad de Vic; las tardes, para el público en general. Queríamos acercar la realidad del GdC a quienes algún día lo necesiten para su actividad científica, a él o a sus sucesores, y a quienes ponen el dinero para que siga realizando sus funciones  -como lo hace este blog, al fin y al cabo-. Para ello disponíamos de tres herramientas:

  1. el propio barco, fascinante para quien no se haya adentrado en uno en su vida, visitando el puente, la sala de máquinas, el laboratorio, el comedor, la cocina y la gambuza, un camarote sobre la línea de flotación, y otro bajo ella.
  2. Las fotos que fuimos colocando en la cubierta y el laboratorio, en donde realmente trascurre la acción científica, escogidas de entre la miríada de ellas que guardo en el disco duro, crónica gráfica de muchos años de transectos, de estaciones, de pescas…
  3. Nuestros conocimientos y nuestros recuerdos, nuestra capacidad de contar historias, de responder preguntas. Somos marinos, no educadores, pero amamos lo que hacemos, y ese es el primer cimiento para transmitir conocimiento: el amor y la pasión. Éramos Carlos -el camarero-, Joan Jordi -antiguo primer oficial-, Eduardo -quien fue durante los últimos años el capitán del GdC-, Alberto -alumno de Máquinas-, Toni -buceador de Cadaqués http://www.divingcentercadaques.com/– y un servidor.

La organización del evento corrió a cargo de Elisabetta Broglio, doctora en Ciencias del Mar, responsable de la divulgación científica del Institut de Ciencies del Mar http://divulga.dooz.es/ y coordinadora de Observadores del Mar, un proyecto de fomento de Ciencia Ciudadana http://www.observadoresdelmar.es/ Elisabetta y María Vicioso, también de ICM Divulga, se ocuparon de admitir las solicitudes de visita, generar los grupos y ocupar los horarios disponibles, estudiar la geografía del barco para organizar el tráfico ordenado de los visitantes, escoger y encargar las copias en papel de las fotografías al Servicio de Reprografía del ICM…

Así que los tripulantes sólo teníamos que recordar, hablar y responder preguntas.

Ha sido una experiencia deliciosa. No sé, la verdad, quiénes han salido más beneficiados de la actividad, si los visitantes o los tripulantes. Quiero pensar que por igual.

El buen trabajo de Elisabetta y María hizo que La Vanguardia se interesara por estas jornadas en el GdC, y desplazó a una de sus periodistas -Elsa Velasco- para realizar un pequeño reportaje http://www.lavanguardia.com/ciencia/ciencia-cultura/20161118/411969808601/semana-ciencia-abre-facetas-publico.html

Al final se consiguió lo que se quería: que el GdC se hiciera visible, y que se mantuviera el reto de intentar informar sobre sus actividades.

Pasaron las jornadas y ahora sólo quedan a bordo los dos vigilantes que cuidarán del barco mientras la tripulación esté en sus hogares de tierra firme.

El GdC no volverá a hacerse a la mar hasta Febrero. De nuevo se presenta un próximo año en el que se constata la actitud pacata y cortoplacista por parte del Gobierno, que sigue sin comprender que la inversión en Ciencia es una de las armas para remontar la dramática situación en la que nos encontramos. Una parte no despreciable de la disponibilidad del GdC -208 días al año- para realizar campañas oceanográficas será de nuevo desperdiciada ante la falta de financiación a proyectos.

Pero volveremos a embarcar con la misma ilusión. Y volveremos a montar unas jornadas de puertas abiertas, aún más interesantes, esperamos. ¿Les voy reservando una plaza ;-)?

SIDRA COMO EXCUSA

P1050559.JPG

¿Bautizando un yate?…  ¿Muestreando el agua del puerto?…¡Escanciando sidra!

Humus, Gambas rebozadas, Chorizos Criollos, Chistorra, Alitas de Pollo, Chuletón de Ternera, Papas Arrugás, Mojo, Pesto… ¡y sidra!

Todo comenzó con un mensaje de Morane, científica del proyecto CONECTA… “¡Tengo tres botellas de sidra bretona!”.

Claro, la mente, necesitada de retos tras varios días de aburrido stand by, en seguida encontró cómo sacarle jugo al tema… “¡Organicemos una cata de sidras!”… “¡Convoquemos a los integrantes de CONECTA!”…  “¡Montemos un almuerzo en cubierta!”

Y así fue. La tripulación y quien quiso venir de CONECTA. En familia, disfrutando del fresco ventoso de una mañana dominical libre de lluvia, degustando sidra bretona -dulce, gasificada, muy aromática-, vasca -ácida, refrescante- y asturiana -seca, ligeramente astringente-.

La coyuntura de estas ocasiones hace que apenas pueda estar en cubierta, departiendo con el personal. En la cocina, entre vuelta y vuelta a la carne, brindé en silencio por el futuro del Mar de Ross, al sur del continente antártico, conocido como “el último océano”, uno  de los pocos ecosistemas marinos intactos. El organismo internacional encargado de proteger las las aguas antárticas, el CCAMLR, ha decidido al fin crear un santuario de 1,5 millones de km cuadrados -3 veces la superficie de España-, el mayor área marina protegida del mundo.

Quería brindar también por la supervivencia de los cetáceos, pero tal como está el asunto, casi mejor poner un cirio en señal de duelo. Una vez más, se ha intentado crear un santuario de cetáceos en el Atlántico, pero veinticuatro países -Islandia, Japón y Noruega, entre ellos-, más de un 25% de los países votantes, han desestimado la propuesta. Y todo ello a pesar de la miríada de firmas presentadas.

El impulso de la sociedad civil a estas iniciativas es el mejor ariete para que al fin, en el futuro, la postura internacional consiga un consenso respecto a la salvaguarda de la biodiversidad.

A veces un pequeño gesto pesa mucho. Un  ejemplo:

http://icmdivulga.icm.csic.es/que-piensas-de-los-tiburones/

Entender lo que piensan las personas acerca de los tiburones es fundamental para formular políticas que desemboquen en una buena gestión y, en muchos casos, a una mejor conservación de estos animales.

Es sólo un minuto. Es empujar. Busquemos causas por las que brindar.

P1050556.JPG