SEXO EN EL FRÍO

bigotes

Coliflor con Patatitas y Salsa de Tomate, Merluza Cocida con Pimentón, Aceite Crudo y Espárragos Trigueros, Hamburguesa con Gírgolas.

A las dos y media de la tarde el GdC se mece al ritmo de la mar de fondo del norte, señal de que en el Golfo de León la tramontana está soplando. Estamos a unas veinte millas al SE de Tossa, y la mar parece vacía. Tras salir de Barcelona en dirección al primer punto de muestreo, fueron pasando junto al barco diferentes aves, de una en una, como si fuera la presentación de credenciales del cuerpo diplomático destacado en estas aguas: gaviota reidora –Croicocephalus ridibundus-, gaviota patiamarilla –Larus michahellis-, gaviota cabecinegra –Larus melanocephalus-, gaviota de Audouin –Larus audouinii-, págalo grande –Stercorarius skua-, alcatraz –Morus bassanus-, pardela balear –Puffinus mauretanicus-… A lo lejos, casi en el límite de mi capacidad de identificación, un pequeño grupo de delfines mulares –Tursiops truncatus- nos ignoró y continuó su nadar indolente, sin ni siquiera venir a surfear ante la estela del barco.

Mientras, celebramos el cumpleaños de Toni -un compañero de la UTM- y Viña -el segundo de a bordo-, cada uno soplando las velas de una tarta, faltaría más. Todos a bordo votaríamos por que los únicos soplidos durante la campaña fueran esos. Pero todos sabemos que eso no va a ser así, que es cuestión de tiempo, y no me refiero precisamente a que llegue otro cumpleaños.

A medida que hemos ido separándonos de la costa -muy lentamente: los muestreos con diferentes redes y las lecturas con el CTD implican que sólo se puedan realizar una media de tres estaciones al día-, la presencia de aves y no digamos de cetáceos ha ido haciéndose cada vez más rala. Estamos en invierno y deberíamos estar encontrando larvas de bacaladilla –Micromesistius poutassou, una de las dos especies objetivo del proyecto-, pero tampoco.

WINFISH, el proyecto para el que el GdC va a navegar durante veinticuatro días por la zona norte del Mediterráneo occidental, al norte de Baleares y sur del Golfo de León, con el límite en el punto MEDOC (42ºN, 5ºE), que es el punto de intersección del eje del golfo de León con la vertical de Marsella, aproximadamente), trata de identificar los efectos de la mezcla vertical y la formación de agua profunda -producida por la meteorología invernal- en la estrategia de puesta y reclutamiento  de algunas especies de peces.

mapa_estacions-winfish

Carta de estaciones de muestreo de WINFISH

Para que todos sepamos de qué estamos hablando, quizás convenga explicar por encima los términos expuestos hasta ahora.

En invierno, los vientos intensos, fríos y recurrentes que soplan del NW sobre el Golfo de León enfrían las aguas superficiales haciendo que ganen densidad hasta ser más pesadas que las de capas más profundas. Debido a ello van hundiéndose, provocando la mezcla de toda la columna de agua, tanto de la que hay sobre la plataforma continental como de la que llega a mayores profundidades. Fruto de esa mezcla emergen aguas profundas, cargadas de nutrientes, a la zona fótica.

Nutrientes en presencia de luz son aprovechados por las algas unicelulares como si fuera abono, de tal manera que esos organismos medran hasta convertirse en lo que en Biogeoquímica se denomina bloom de fitoplancton, iniciando una reacción en cadena de toda la red trófica.

bloom

Imagen de satélite en la que se representa mediante colores la concentración de clorofila (colores fríos, menos clorofila; colores cálidos, más) La fecha azul señala la dirección de los vientos predominantes y marca la zona de aguas enfriadas que acabarán hundiéndose.

Como cualquier otro organismo vivo, las especies de peces aprovechan las mejores condiciones ambientales para procear. Cuando los temporales activan la mezcla vertical de la columna de agua, contribuyendo a que la densidad de fitoplancton crezca, los peces deben percibir “la llamada de la naturaleza”, por así decirlo… o al menos eso sospecha la Dra. Ana Sabatés y su equipo, del ICM/CMIMA (CSIC), y por ello han ideado el proyecto WINFISH. Aunque cabe esperar que esa dinámica afecte a todas las especies de peces que se reproducen en invierno, WINFISH centrará el foco en la sardina –Sardina pilchardus, en aguas de la plataforma continental- y la bacaladilla –Micromesistius poutassou, propia de aguas más profundas-. Durante la campaña a bordo del GdC WINFISH tiene pensado muestrear en 87 estaciones distribuidas en el área de estudio, buscando huevos y larvas de dichas especies, buscando la relación entre su densidad y los efectos de los temporales que haya padecido la zona.

Así que, curiosamente, los peces del Golfo de León son como las personas: el frío, lejos de inhibir el instinto, lo activa: en los humanos, amparados bajo una manta; en los peces, rodeados de un cielo líquido, vivo y comestible.

EL PLACER DE LA CORTESÍA

 

Resultado de imagen de instituto botanico de barcelona

Imagen: csic.es

Sí, si, estoy de vacaciones, tierra adentro. Pero, sobre todo cuando estoy de vacaciones, acudo a reuniones relacionadas con mi actividad como delegado de la tripulación del GdC y delegado de Prevención. Cada dos meses aproximadamente se reune lo que antes era el Comité de Seguridad y Salud del CSIC en Cataluña y Baleares y que ahora, gracias a la obsesión del Gobierno por reducir estructuras organizativas -en algunos ámbitos; en otros, medran como las setas después de una semana de lluvia-, se ha convertido en el Comité de Seguridad y Salud de la AGE (Admnistración General del Estado) de Cataluña y Baleares.

A fin de que los miembros electos de dicho Comité vayan conociendo las múltiples infraestructuras del CSIC, cada una de sus reuniones se celebra en una de ellas. La del pasado lunes, día 12, se celebró en las dependencias del Institut Botànic de Barcelona IBB, en la ladera occidental de Montjuic.

La reunión duró más de tres horas, y no es momento ni lugar para entrar en detalles. Baste decir que fue «productiva». Tras la reunión, la gerente y varias personas del equipo científico del IBB nos regalaron una visita guiada a las instalaciones, nutrida con toda clase de explicaciones sobre las técnicas de trabajo, las líneas de investigación y los fondos de archivo. Una visita fascinante.

El IBB es un instituto mixto, perteneciente al CSIC y al Ayuntamiento de Barcelona. El edificio actual es de 2003, pero el origen del IBB se remonta a 1934. Es el segundo centro botánico más importante de España , después del Real Jardín Botánico, en Madrid.

Las instalaciones son modernas,  pero  entre otras,  tienen la colección del Gabinete Salvador, una familia  de farmacéuticos  que tenían su despacho en el carrer Ample de Barcelona, entre la plaza Colón y la edificio central de Correos, y que  iniciaron su colección… ¡ en 1570! En el IBB se conserva de ese gabinete la biblioteca,  el herbario, la colección malacológica, de fósiles, de vertebrados…   ¡hasta tienen un esturión del Ebro! (Por cierto, en 2014 se inició un proyecto para devolver al Ebro la presencia de esturiones -que desaparecieron en los años 70-, anguilas, lampreas y sábalos).

El trabajo de los Salvador fue tan importante  que la Royal Botanic  Society, en el s.XVII, dio su nombre a una planta: Salvadorensis  persica, y la Inquisición les dio permiso «para leer libros «.

La colección Salvador fue abandonada en una masía del Penedés cuando  desapareció el último descendiente, en el s.XIX. Fue ahí donde, en 1923, Pius font i Quer, uno de los botánicos españoles más importantes del s.XX, la descubrió (lo que quedaba  de ella: todo lo «de valor» -monedas,  etc.- ya había sido expoliado).

El gobierno de la República requisó la colección Salvador para protegerla como bien público. El valor de la colección es tal que, tras la guerra, Franco ratificó la requisación dictada por la República, un hecho excepcional desde el punto de vista administrativo. En 1945 la Colección Salvador fue definitivamente trasladada al IBB.

Resultado de imagen de gabinete salvador

Imagen:  Cienciatk.csic.es

El IBB tiene otras doce colecciones, como el herbario Trémols, y cuatro herbarios más de hongos, algas, líquenes y briófitos, más una biblioteca que alberga publicaciones de libre acceso y otras, de mayor valor bibliográfico, que  necesitan solicitud argumentada para poder ser consultadas.

Según entendí, el IBB y el jardín botánico anexo puede ser visitado durante los fines de semana. Además, durante el año hay varias visitas guiadas, supongo que semejantes a la que yo  pude disfrutar. Vale realmente la pena, más aún si, como fue en mi caso, la mañana es soleada y uno puede contemplar la parte occidental de Barcelona con Collserola al fondo, con el Estadio Olímpico en primer plano.

Por si se animan: http://www.ibb.bcn-csic.es/institut/contacte/

No hay que decir nunca que no al placer de la cortesía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ARRIANDO EL PABELLÓN

adioscornide

Buscando fotografías para ilustrar la primera de una serie de entradas sobre la historia de la Oceanografía (¡con lo fácil que es, casi siempre, tirar de «gatillo» fotográfico para ilustrar las entradas durante las campañas a bordo del GdC!), me he topado con esta noticia sacada por «Diario Marítimo» en Julio de este año: «El Instituto Español de Oceanografía realiza un acto de homenaje al buque oceanográfico Cornide de Saavedra».

Sinceramente, me he emocionado. Pasé junto al CdS la primavera de este año, cuando fuí a embarcar a Marín después de que el GdC pasara por los obligatorios trabajos de inspección y mantenimiento propios de un barco de la su edad. El CdS tenía buena pinta, al menos desde el muelle. Quienes trabajamos en barcos sabemos que su estado de salud no se puede conocer viendo el casco. Si el casco está en muy mal estado no hay que mirar más, pero un casco recién pintado puede ser el lavado de cara de un candray, una chatarra flotante. El CdS ha salido a subasta junto con otro barco del IEO, el «Odón de Buen». El pliego de condiciones es de Mayo de este año, pero por más que busco no encuentro la resolución de la subasta. Desconozco el destino de ambos, pero me temo que el desgüace no es el menos probable.

No me decidí a acceder al barco: los tripulantes que conocía se jubilaron hace tiempo. Pero recordé las veces que lo había visitado para hablar con su delegado de tripulación, cuando ambos barcos andábamos en conflictos de negociación colectiva -sí, esa figura entrañable, desaparecida tras la reforma laboral-, cada uno frente a su organismo -IEO y CSIC-. Actualmente el GdC ostenta el título honorífico de buque decano de la oceanografía española. Pero hasta 2013 fue el CdS quien lo ostentó. Fue construido en 1972, siete años antes que el GdC y un año antes que el «Odón de Buen». Su nombre le fue puesto en honor a José Andrés Cornide de Folgueira y Saavedra, geógrafo y naturalista gallego del s.XVIII, uno de los ilustrados más conocidos de Galicia.

La foto que ilustra la noticia es de José Ignacio Diaz -espero que no le moleste que se la haya cogido prestada-, un viejo conocido del GdC. El actualmente coordinador de la flota del IEO -organismo que, por cierto ostenta la secretaría de la COCSABO (Comisión de Coordinación y Seguimiento de la Actividad de los Buques Oceanográficos, del Ministerio de Economía y Competitividad)- fue, durante parte de los noventa, director de la UGBO, Unidad de Gestión de Buques Oceanográficos, la precursora de la actual UTM, que gestiona la operatividad del GdC, de los demás buques del CSIC y de la Base Juan Carlos I. Incluso estuvo como Jefe de Campaña en algunas campañas, cuando yo era un novato que babeaba mirando a la mar, a la actividad del laboratorio, al horizonte desde la magistral. Más de veinte años después, creo poder afirmar que ya no soy novato. Lo de babear… bueno, me temo que eso se ha cronificado.

Ojalá hubiéramos tenido la oportunidad de arriar el pabellón ante el B.O. «Cornide de Saavedra» y el B.O. «Odón de Buen», en señal de respeto y saludo, un homenaje a los barcos, a sus tripulaciones y a las víctimas de la explosión que sufrió el CdS en 1989, mientras estaba en un muelle de reparaciones de Vigo.

Buena proa, compañeros, sea cual sea vuestro puerto de destino.

¿Y EL ÁLBUM DE SUMILEN?… ¡QUÉ CABEZA!

Pinna nobilis (nacra), frente a un campo de Posidonia

Pinna nobilis (nacra), frente a un campo de Posidonia

Estaba repasando las fotos que he ido capturando durante los últimos meses los últimos meses, ahora que vuelvo a estar en casita después de un peregrinaje familiar por la costa oriental peninsular, cuando de pronto un sudor frío ha empezado a recorrer mi espalda, mientras mi vello se erizaba como el de un gato que sospecha el peligro.
He abierto varias pestañas en el navegador, he entrado en el blog, en la página de Flickr, en la de Youtube…
Mis temores se confirmaban… ¡me había olvidado de subir el álbum de fotos de SUMILEN / PALEOPARK!
¡Qué tremenda injusticia! ¡Con lo interesante, diferente, novedosa que había sido la campaña!
Bien; más vale tarde que nunca -es humillante con cuánta frecuencia me veo obligado a echar mano de esa frase-. Este es el enlace para ver el álbum de la campaña que el GdC hizo para el proyecto SUMILEN / PALEOPARK, del grupo GAME, perteneciente al Centre d’Estudis Avançats de Blanes (CSIC), liderado por el Dr. Miguel Ángel Mateo:
Álbum de fotos de SUMILEN / PALEOPARK
Para memorias lábiles como la mía, SUMILEN / PALEOPARK trabaja en la cuantificación de los depósitos milenarios de fanerógamas marinas como herramienta de evaluación de los Parques Nacionales Insulares. La campaña a bordo del GdC se realizó en Junio de 2015, en aguas de Cabrera. Independientemente del éxito de la campaña a nivel científico, fue una experiencia inolvidable -aunque los hechos parezcan demostrar lo contrario- que el GdC espera poder repetir en otras regiones en las que abundan las fanerógamas marinas.
¡Ah, se me olvidaba! (¿ven como no tengo remedio?)…
…Durante la campaña embarcó un equipo del programa Lab24, de RTVE. Estuvo todo un día filmando y entrevistando a diestro y siniestro. Este es el resultado:
Lab24 / RTVE en el GdC, con SUMILEN / PALEOPARK
Una imagen vale mil palabras. Si, además, las imágenes se pasan a 25 ó 30 fps, y encima el producto está hecho por profesionales… En fin, yo de uds. no me lo perdería.