¿Y EL ÁLBUM DE SUMILEN?… ¡QUÉ CABEZA!

Pinna nobilis (nacra), frente a un campo de Posidonia

Pinna nobilis (nacra), frente a un campo de Posidonia

Estaba repasando las fotos que he ido capturando durante los últimos meses los últimos meses, ahora que vuelvo a estar en casita después de un peregrinaje familiar por la costa oriental peninsular, cuando de pronto un sudor frío ha empezado a recorrer mi espalda, mientras mi vello se erizaba como el de un gato que sospecha el peligro.
He abierto varias pestañas en el navegador, he entrado en el blog, en la página de Flickr, en la de Youtube…
Mis temores se confirmaban… ¡me había olvidado de subir el álbum de fotos de SUMILEN / PALEOPARK!
¡Qué tremenda injusticia! ¡Con lo interesante, diferente, novedosa que había sido la campaña!
Bien; más vale tarde que nunca -es humillante con cuánta frecuencia me veo obligado a echar mano de esa frase-. Este es el enlace para ver el álbum de la campaña que el GdC hizo para el proyecto SUMILEN / PALEOPARK, del grupo GAME, perteneciente al Centre d’Estudis Avançats de Blanes (CSIC), liderado por el Dr. Miguel Ángel Mateo:
Álbum de fotos de SUMILEN / PALEOPARK
Para memorias lábiles como la mía, SUMILEN / PALEOPARK trabaja en la cuantificación de los depósitos milenarios de fanerógamas marinas como herramienta de evaluación de los Parques Nacionales Insulares. La campaña a bordo del GdC se realizó en Junio de 2015, en aguas de Cabrera. Independientemente del éxito de la campaña a nivel científico, fue una experiencia inolvidable -aunque los hechos parezcan demostrar lo contrario- que el GdC espera poder repetir en otras regiones en las que abundan las fanerógamas marinas.
¡Ah, se me olvidaba! (¿ven como no tengo remedio?)…
…Durante la campaña embarcó un equipo del programa Lab24, de RTVE. Estuvo todo un día filmando y entrevistando a diestro y siniestro. Este es el resultado:
Lab24 / RTVE en el GdC, con SUMILEN / PALEOPARK
Una imagen vale mil palabras. Si, además, las imágenes se pasan a 25 ó 30 fps, y encima el producto está hecho por profesionales… En fin, yo de uds. no me lo perdería.

SUMILEN & PALEOPARK EN 946 SEGUNDOS

Mero, explicando el display de la Mini Drill

Mero, explicando el display de la Mini Drill

Francisco Romero -«Mero»-, uno de los técnicos de IGEOTEST, la empresa que aportó el Mini Drill, ha colgado en You Tube un vídeo que resume, en 946 segundos, la campaña de los proyectos SUMILEN y PALEOPARK.

El vídeo de Mero

Es un clip entretenido, clarificador, y estéticamente bello.

¡Gracias, Mero!

JUGANDO JUNTOS

MiniDrill en al agua

MiniDrill en al agua

Menestra de Verduras, Lenguado con Salsa de Naranja, Gazpacho, Langostinos Cocidos, Ensaladilla Rusa, Costilla de Cerdo Asada.

Quizás más de uno no se dio cuenta de que nos íbamos alejando de Cabrera mientras celebrábamos que la campaña de SUMILEN/PALEOPARK había sido un éxito, con una cena en la cubierta de proa –la única con espacio disponible y algo de sombra con el barco se aproaba hacia el Este-, después de innumerables viajes de las zodiacs a la Cova Blava para que todo el que quisiera pudiera maravillarse de su luminosa belleza –aunque no estuvieran las Reinas del azul, las rayas que Vicente y yo encontramos el otro día-.
Yo, que alternaba estar en cubierta con los demás y en la cocina preparando bandejas de comida, sí que me paraba un instante a contemplar la isla cada vez que iba o venía de proa. Tal vez porque llevo muchos años en el GdC soy consciente de la gran improbabilidad de que vuelva a zambullirme en aguas de Cabrera desde la cubierta de este barco. Campañas como esta, en las que la tripulación ha podido disfrutar con frecuencia de baños y buceos, sólo se dan de vez en cuando. Proyectos como FAUNA, del Dr. Guerra (ICM-CSIC Vigo), DESEAS, del Dr. Sardà (ICM-CSIC Barcelona), COMSOM, de la Dra. Demestres (ICM-CSIC Barcelona) e INDEMARES, del Dr. Gili (ICM-CSIC Barcelona), son ejemplos que uno encuentra consultando los calendarios de veintitrés años de trabajos en el GdC.
Así que, entre viaje y viaje a la cubierta de proa, entre brindis y brindis, yo me iba despidiendo de unas aguas en las que posiblemente nunca vuelva a bucear (salvo que me toque algún tipo de premio en metálico que me permita ser el patrón de un velerito… cosa, como sabemos todos, harto improbable por más que fuera un obseso de la lotería, que no es el caso).
Mientras llegaban a la proa guitarras y cajas flamencas para celebrar como se merecía el final de campaña, el Dr. Miguel Ángel Mateo, IP del proyecto, que pertenece al Centre d’Estudis Avançats de Blanes y lidera el grupo de investigación GAME -Group of Aquatic Macrophyte Ecology (Grupo de Ecología de Macrofitos Acuáticos, GEMA, en castellano)-, nos explicó a los más interesados en los temas científicos la importancia relativa de las praderas de Posidonia como sumideros de carbono disuelto en el agua, la gran importancia de dichas praderas persistentes en el tiempo como estabilizadoras de la columna de sedimentos como registro paleoecológico, información vital sobre el pasado, remontándonos milenios si el core es suficientemente profundo. El VibroCore ha sido especialmente efectivo en la extracción de cores bajo las condiciones en las que se ha realizado el muestreo, aunque habrá que perfeccionar el sistema de sellado de la muestra mientras es extraído del fondo y llevado a bordo para que no haya pérdida en su estructura estratificada.
La optimización del VibroCore podría ser vital en futuros muestreos en costas del Mediterráneo occidental español. Esto es importante porque, junto con la extracción manual de cores a poca profundidad por parte de buceadores, podría resultar las únicas maneras de conocer la dinámica de las poblaciones de Posidonia a lo largo del tiempo, ya que los métodos “no invasivos” de análisis de los estratos de fondo –utilizando la Acústica- no logran proporcionar información suficientemente clara.
El análisis de los cores extraídos en zonas costeras proporcionan registro sobre multitud de parámetros. Dos ejemplos: se puede detectar el momento en el que la minería comienzó a formar parte de la actividad humana por el aumento de la concentración de metales pesados a partir de cierto punto del core; o pueden servir para demostrar que la presencia de niveles altamente nocivos de plomo en la sangre de los niños de Port Pirie (Australia) está directamente relacionada con la actividad en la zona de la fundición de plomo más grande del mundo (Recomiendo ver el video de presentación del proyecto Los Juegos de GAME, de Miguel Ángel Mateo, en el que, aparte de relatar el caso de Port Pirie, se explica las otras líneas de investigación de este grupo).
La fiesta en la cubierta de proa atravesaba la noche mientras el GdC atravesaba el mar balear en dirección a Barcelona.
Ojalá algún día no muy lejano el GdC salga de nuevo con GAME a bordo, y puedan jugar juntos.

EN LA AZUL

Coliflor y Brócoli con Ajada, Fanecas y Boquerones Fritos, Pà amb Tomaquet, Jamón y Queso, Berenjena Rellena.

A través del portillo de la cocina, ventana que me conecta con el mundo exterior y me hace recordar que no estoy en un submarino, la costa rocosa de Cabrera, de una virginidad inmaculada, parece rozar el costado del barco. Realmente el GdC está cerca de la orilla, más cerca de lo que nunca lo haya estado salvo cuando se aproxima a un muelle. Si no fuera por la cacofonía de ruidos que resuenan a bordo, el de la máquina principal y el de la auxiliar, el de la maquinilla, del chigre, de la hélice de proa, del extractor de la cocina, podría oír perfectamente cómo la mar lame las rocas de la orilla, semejante al ruido del remo rompiendo la superficie del mar durante la boga… shiiisss…shiiisss…

El barco acerca la popa hasta el límite de seguridad, buscando aguas con poco fondo en las que se pueda perforar con el MiniDrill primero y con el VibroCore después, intentando extraer la historia de esta isla y de las poblaciones de Posidonia oceanica que hayan habitado estas aguas durante generaciones y generaciones.

Posidonia oceánica es una planta farenógama, o sea, que se reproduce sexualmente mediante flores que dan frutos, aunque generalmente lo hacen asexualmente mediante estolones que nacen del tallo, dejando la reproducción sexual –que acarrea un gran coste energético- para cuando las circunstancias así lo aconsejan, como por ejemplo cuando las condiciones ambientales son adversas y conviene que la variabilidad genética que introduce la reproducción sexual aumente las posibilidades de adaptación de la planta.

Los proyectos SUMILEN y PALEOPARK, a los cuales pertenece esta campaña, pretenden estudiar los avances en las técnicas de muestreo,
caracterización biogeoquímica, y cuantificación de los depósitos milenarios de fanerógamas marinas, y realizar un registro sedimentario en fanerógamas marinas como herramienta de evaluación, diagnosis y prognosis en los Parques Nacionales Insulares Españoles, respectivamente.

Para dichos proyectos, poder contar con una plataforma como el GdC debe ser, creo yo, de importancia vital. Aunque en los fondos más someros son buceadores los que realizan el muestreo manualmente, la posibilidad de poder trabajar con el MiniDrill y con el VibroCore supone el acceso a registros milenarios de la presencia –o no- de Posidonia, siguiendo los avatares climáticos a lo largo de todo ese tiempo.

Para el GdC, el hecho de haber sido reclutado por SUMILEN/PALEOPARK para trabajar en estas aguas supone un privilegio que pocas veces se da. La estricta normativa del parque ha dado permiso para poder realizar estos muestreos, siguiendo siempre las instrucciones de su dirección en cuanto a residuos, acceso a tierra, restricciones al fondeo, etc. Todo ello no ha impedido, sin embargo, que los tripulantes que hayan disfrutado de momentos de baño y de apnea, e incluso hayan podido visitar los restos históricos del Castillo de Cabrera, construido en el s. XIV para evitar que las calas de la isla fueran utilizadas como refugio por los piratas berberiscos que asolaban las costas mallorquinas.

La apnea que ayer tarde pude hacer en la Cova Blava fue inolvidable. Ya me había bañado en ella dos días antes, pero ayer iba con todo el equipo de apnea, GoPro y linterna incluidos. Ya era tarde, los últimos rayos de sol entraban en la cueva dando a sus aguas el tono azul turquesa intenso que le da nombre. Me fui adentrando en la cueva y descubrí una raya que paseaba por el fondo, cerca de la pared. La grabé con la cámara y, mientras controlaba mi posición respecto a la pared, descubrí otra… y otra… y otra más. Seguí a una de ellas, que se adentró en la zona de la cueva aún iluminada, y me encontré con una decena más. Hasta quince rayas conté a mí alrededor, aparentemente indiferentes a mi presencia, con una dignidad de reinas del azul. Vicente, el Jefe de Máquinas, se añadió al momento irrepetible y buceó también entre ellas.

Girabas la cabeza para ver si había alguna detrás de ti y entonces el azul hipnótico de Cova Blava te dejaba embelesado, hasta que la falta de aire te hacía renunciar a seguir ahí, en el azul, entre sus reinas.