PARTE MÉDICO

Traveling

Visto desde babor, el GdC tiene el aspecto lozano de casi siempre.

Pero el parte médico contradice la primera impresión.

Y eso que, a pesar de que los marineros se han aplicado a la hora de darle a estribor una buena capa de maquillaje. Sólo una mirada detallista detectaría los daños en el forro, con las costillas -las cuadernas- marcándose como las de yogui después de un ayuno…

P1070825

El maquillaje no oculta los daños a una mirada escrutadora

Las cosas están así: Bureau Veritas nos da dos meses y medio para reparar los daños. Eso significa que lo antes posible debemos encontrar un astillero que acepte el trabajo, o un taller que esté dispuesto a hacer la reparación con el barco a flote: se escora el barco a babor todo lo posible para dejar la herida -que afortunadamente está por encima de la linea de flotación- lo más alejada del agua; entonces se opera y cuando todo ha cicatrizado se adriza el barco y listo. Desde luego, como sea así como reparan a nuestro querido GdC, paralizo mis vacaciones y me vengo a Barcelona a documentar el proceso.

Mientras, Capitanía retiene nuestro despacho -el visto bueno de la Autoridad Marítima para salir a navegar-, así que si el GdC ha de salir a navegar, habrá que pedir que nos lo devuelva… nos ha prometido que así será.

Que el GdC salga a navegar puede ser por varias causas, a saber:

  1. Que se tenga que desplazar al astillero asignado para realizar la reparación…
  2. Que se decida continuar con la campaña de WINFISH. El miércoles se había decidido darla por finalizada, pero los viejos del lugar sabemos que el concepto donde dije “digo”, digo “Diego” es un leitmotiv en la actividad científica, por tantas causas que su enumeración no cabría en esta entrada. Eso sí, mientras el barco no esté en disposición deba cumplir con el punto 1, y el viento y la mar lo permitan… ¡casi nada!
  3. Que, no dándose el número 2, salgan otros trabajillos para pasar el rato mientras se da orden de cumplir el número 1…
  4. Otros…

A todo esto, la cofa de nuestras vacaciones asoma por el horizonte: el 1 de Abril deberíamos estar en casa. Confiamos firmemente en que se cumpla ese plazo, peeero… atiéndase al punto 2 anterior…

En fin, como dice mi cuñado, “es todo muy complicado”, que junto con lo que dice mi sobrino -“la vida es dura”-, refleja perfectamente la situación en la que se encuentra el GdC y su tripulación.

Visto así, quién diría que…

Mientras, el tiempo va pasando, para angustia de muchos. Pero no para nuestro compañero Anxo, que el miércoles cumplió años con un talante alegre y despreocupado, convirtiéndose durante un momento en ejemplo para todos:

Anxo, soplando… ¿o resoplando?. Foto: Cristina

En fin, veremos cómo acaba todo. Por ahora, el fin de semana lo pasamos amarrados a nuestro manso y protector atraque en el Maremágnum de Barcelona.

Podría ser peor, ¿verdad, doctor?

Anuncios

5 comentarios sobre “PARTE MÉDICO

      1. Pues nada, a ver si se ponen las pilas y buscan astillero o taller prontito. Espero que tu cuñao no tenga razón por esta vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s