201612211144

Orto

La mayoría de efemérides que celebramos los humanos -los cumpleaños, los aniversarios…- carecen de gran importancia. Haber transcurrido un determinado tiempo desde que nacimos, o desde que se venció en tal batalla, o que se conquistó cierto hito, es absolutamente arbitrario: podríamos estar celebrando infinitos aniversarios, uno cada fracción de segundo, sobre cada uno de los infinitos hechos que nos apeteciera recordar (∞ x ∞ =…)

– “¡¡Dentro de 10 segundos hará 3647 días, 23 horas, 15 minutos y 7 segundos que nos conocimos!!”

– “¡¡Siií… y 55 segundos desde que te avisé que se te estaba quemando el sofrito!!”

Sin embargo, el mundo de la Física no es tan arbitrario, creo yo. Quizás por eso se puede mandar un mensaje a posibles civilizaciones extraterrestres, ¿no?

A mí, personalmente, me gusta celebrar efemérides basadas en la Física: son más de fiar.

Por ejemplo…

…A las 11:44 (Hora Oficial de España) de hoy miércoles, día 21, se producirá el solsticio de invierno.

En ese momento, el valor de la declinación del sol adquirirá su máximo valor negativo (-23º 27′).

Sí, de acuerdo, la determinación horaria del suceso es una arbitrariedad; y el valor numérico del arco de meridiano celeste enmarcado entre el Ecuador celeste y la Eclíptica, también… Pero el suceso en sí no lo es, no lo hemos inventado nosotros, sino las leyes físicas que gobiernan el movimiento de los astros.

En torno a ese momento, durante unos días antes y después  de él, el sol mantendrá aparentemente la máxima altura sobre el horizonte -que se produce al mediodía-, aunque en realidad ningún día alcanza exactamante la misma altura. Es como si en una montaña rusa ascendemos por una rampa y descendemos por la siguiente:

450px-ecuacion_cuadratica-svg

Imagen original: Copyleft/Wikimedia

En la cúspide de la curva no hay ninguna recta, pero a nostros, montados en la vagoneta, nos parece que sí la hay, y que circulamos por ella después de subir y antes de bajar.

A partir de las 11:44, el sol comenzará a ganar declinación, los primeros días apenas una centésima de grado, pero irá acelerando en su ascensión mientras se acerca al valor de declinación cero… pero eso no ocurrirá hasta el equinoccio de primavera, el próximo 20 de Marzo.

Así que tenemos 88 días y 23 horas de invierno por delante.

Ojalá el cambio climático nos dé un respiro y sea un invierno como los de antes… Pero… ¿por qué nos lo tendría que dar? ¿Se lo damos nosotros a él?

 

Anuncios

2 comentarios sobre “201612211144

  1. Van Rap:

    Ya nada es como antes, y no se si eso es bueno o es malo, quizás es solo diferente.

    Ya no hace frío en invierno
    las Navidades no tienen gracia
    cada vez hace más calor en verano
    las Navidades no tienen gracia.

    Por cierto, me alegra ver que el blog sigue activo aunque el GdC esté en dique seco imaginario.

    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s