CONECTA ILUMINADA POR UNA ARAÑA

Siguiendo una tradición inmemorial -sí, algunas tradiciones (sólo algunas, muy pocas) son buenas-, “Batis”, el Investigador Principal (IP, en el futuro) de CONECTA,  ha decidido entrar en el exclusivísimo club de los  E.T.P. (Está to’ pagao), investigadores que con artes oscuras que no voy a describir aquí -no por pudor,  sino por ignorancia- consiguen reunir suficiente calderilla entre el fondo de los bolsillos como para reunir a la dotación -tripulación y equipo científico y técnico- en torno a una mesa, esta vez muy bien surtida de platillos imaginativos y, según dice la mayoría de comensales, sabrosos, realizando así un esfuerzo considerable para generar sinergias que permitan fructificar semillas caídas en suelo yermo durante la estación de sequía.

Estamos en Agosto, mes en el que las simpáticas gambas rosadas –Aristeus antennatus- dejan a sus larvas salir a la calle.

Estamos en Agosto,  mes en el que,  por lo general,  las familias participan del dolce fare niente propio de estas fechas.

Estamos en Agosto  y estamos aquí,  en Palamós,  metiendo provisión y combustible para hacer la última etapa de la campaña,  en vez de estar metiendo las últimas cervezas en la nevera portátil antes de irnos a la playa.

Esa concatenación de circunstancias son las que argumentan y justifican la magia implicada en el evento. El hecho de que la cena se celebrara bajo la luz tenue de una araña y de que los camareros fueran con pajarita y mandiles largos no fue sino algo anecdótico (aunque muy comentado por la tripulación). Y si Montoro no lo entiende, pues es él quien tiene un problema de conexión con la realidad,  y una desafección hacia el sentido común que yo calificaría como enfermiza.

A las 16:00 salimos hacia el Golfo de León. No sé los demás, pero  yo estoy ansioso por llegar. La promesa de maravillas a la vista es irresistible.

Veremos.

(Foto gentileza de Benito,  1º maquinista del GdC)

Anuncios

2 comentarios sobre “CONECTA ILUMINADA POR UNA ARAÑA

    1. Un porcentaje nada despreciable de cientific@s suele llevarse de recuerdo algún chichón conseguido por dejar de mantener la cabeza ladeada, a salvo de detectores de humos, luces de emergencia y demás.

      El GdC es un barco humilde, de techos bajos y baños comunitarios 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s