MAME, TU PEUX ÊTRE FIÈRE

Ocaso particular

Ocaso particular

Ensalada de Arroz, Tortilla de Bacon y Setas con Espárragos, Soup au Pistau, San Jacobo con Pimientos de Padrón

Con el Cabo de la Nao e Ibiza definitivamente por popa tras una estación que duró doce horas -se muestreó con todo el arsenal; sólo faltó arrastrar un cubo de fregar (y la fregona) por la popa, a ver qué hubiera traído-, el GdC ha entrado hoy en el Golfo de Valencia. Nos quedan aproximadamente treinta estaciones hasta llegar a la más próxima a Sant Carles de la Ràpita, el puerto que cada vez de manera más clara se postula como el siguiente punto de abastecimiento y relevo de personal.

Mientras CONNECTA sigue buscando desesperadamente larvas de Aristeus antennatus, el espectáculo olímpico da comienzo y en la televisión del comedor casi no se ve otra cosa. De pronto todo el mundo es entendido en todos los deportes, y todos los deportes son interesantísimos, espectaculares, atractivos. Pero en un país con las carencias y las desigualdades de Brasil, al menos uno de los que estamos embarcados en el GdC también estaría protestando por un montaje que sólo favorece a los que normalmente ya son favorecidos por el sistema. Y si el COI decide presentar a doce deportistas refugiados bajo su bandera, y una de ellas -una nadadora siria- afirma que al participar en los Juegos podrá demostrar que “los refugiados somos buenas personas”, entonces la manipulación y la desvergüenza hacen que, al menos uno, aparte la mirada por pudor. Por lo visto, atendiendo a cómo los trata la comunidad internacional, lo que tienen que demostrar quienes huyen de las guerras y la desesperanza es que son personas. ¿O somos nosotros, los del primer mundo, los que tenemos que demostrarlo?

Personalmente, prefiero el espectáculo del laboratorio. Ayer, en la estación eterna, se pescó con la red mesopelágica una miríada de crustáceos, anfípodos y plancton gelatinoso

Clasificando la muestra

Clasificando la muestra

Agrupados en montones como si fuera en una pescadería, diferentes familias son identificadas, pesadas, controladas. Me muestran un ejemplar del anfípodo Phronima sedentaria, un bichito encantador en el que se hubiera podido basar H. R. Giger para diseñar el personaje central de “Alien, el octavo pasajero”.

anfípodo Phronima sedentaria

Phronima sedentaria

También me enseñan una larva con el aspecto de que una apisonadora hubiera pasado por encima de su cabeza. ¿Quién podría adivinar que era la larva de una langosta?

Larva de langosta

Larva de langosta, Palinurus elephas

Además de estas maravillas, hemos tenido dos sorpresas:

  1. Durante algunos minutos una familia de Tursipos truncatus, delfines mulares, no muy fáciles de ver últimamente. En el grupo había una cría que seguía el ritmo de los adultos sin aparentes esfuerzos.
Familia de delfines mulares

Familia de delfines mulares, Tursiops truncatus

Y Florence, que estudia Ingeniería de Fluidos en París, se ha liado la manta a la cabeza -bueno, el gorro- y nos ha preparado la sopa de su abuela, una soup au Pistau que estaba como para repetir dos veces. Lleva pochas -como no las conseguimos en Alicante, las hemos tenido que sustituir por alubia blanca seca-, judía tierna, patata, tomate, ajo, albahaca y queso.

Et voilà!

Et voilà!

Podemos decir sin temor a equivocarnos que su abuela puede estar orgullosa de Florence…

Mame, tu peux être fière!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s