METER LA GAMBA

No gamba.jpg

Ensalada de Mozzarella di Bufala, Frutos Secos y Pesto, Salmón en Papillotte con Espárragos Trigueros, Crema de Calabacín, Entrecotte con Patatas y Mojo Rojo.

Se trata, justamente, de eso: de meter la gamba, mayormente en su fase larvaria, de meterla o de que se meta; que al sacar la red, sea cual sea, ésta rebose de larvitas rosadas, sólo apreciables bajo la lupa.

Meter la gamba sí; meter la pata, no. De ahí la batería de redes de captura, todas de arrastre, llevadas por la popa:

  1. Patín neustónico: red planctónica que gracias a unos flotadores se arrastra en superficie
  2. Bongos: red planctónica que se arrastra sumergida hasta los 300 metros de profundidad.
  3. Red meso pelágica (la Blava): red de 30 m2 de boca y 4 mm de agujero de malla, con la que se capturan ejemplares juveniles y adultos en la columna de agua, hasta los 1200 metros de profundidad.
  4. Red Mocness: red multisampler de 300 milésimas de milímetro de malla, con nueve bocas que se pueden cerrar desde el laboratorio, tal como se hace con las botellas del CTD. Con ellas se capturan las larvas y se identifica la zona de la columna de agua donde se han capturado.

Meter la gamba, pero no la pata: por ello, de las 161 estaciones, algunas se encuentran fuera de la zona objetivo: con ello se pretende encontrar el cero en el que no hay conectividad entre poblaciones vecinas.

Meter la gamba, no la pata: Para evitarlo se muestrea toda la columna de agua, durante las veinticuatro horas del día. Si hay larvas de Aristeus antennatus, la famosa gamba rosada con la que los restaurantes de la Costa Brava hacen su Agosto -todo el mundo debería probar, al menos una vez en la vida, el increíble sabor que encierra el cefalotórax de una gamba rosada tras pasar algunos segundos sobre una plancha caliente y ser rociada con escamas de sal-, la encontraremos.

Pregunto a Batis sobre la presencia de larvas de la gamba objetivo en los muestreos realizados hasta ahora: no hay larvas; al menos, no las que nos interesan. No perdamos la calma: quizás hemos encontrado el cero. Quedan muchas estaciones por muestrear… muchas.

Hemos tenido que atracar durante un par de horas en Cartagena, a fin de desembarcar a un tripulante por motivos de salud y esperar la llegada de su relevo. En estos temas es mejor no meter la gamba. Mientras retomamos el zurcido que estamos dibujando en la carta náutica, yendo de un punto al siguiente, contemplo la última muestra recolectada por los bongos: una salpa, animal primitivo de la clase de los Tunicados, de cuerpo transparente y poco apetecible -o sí… al tiempo-.  Tuvo mala pata, la pobre. Muchos bichos más la tendrán, ni remotamente emparentados con los crustáceos decápodos (de diez patas: cuando la meten, lo hacen a fondo), pero que acabarán igualmente en botecitos traslúcidos, bañados en una solución de formol, en honor a la Ciencia.

Anuncios

Un comentario sobre “METER LA GAMBA

  1. Van Rap:

    Tomaré entrecotte con patatas y ensalada y muchos frutos secos y pesto y ya está.
    Gracias.

    Me imagino a mí misma dentro del barco con una misión tan larga y con todo el calor del verano y un laboratorio y ya me mareo.

    Ufff entiendo perfectamente las bajas.
    Yo sería la primera por contaminar la popa con mis vómitos alterando así el ecosistema jijiji.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s