LA HUELLA DE ARGON

Stenella coeruleoalba, transecto Palma-Barcelona

El delfín nos marcó el camino de regreso

Conociéndolos como he podido hacerlo durante las casi tres semanas que ha durado la estancia de ARGON a bordo del GdC, me atrevo a asegurar que los científicos del proyecto ya han comenzado a procesar los cientos de muestras y datos conseguidos. Y si no han comenzado, estarán ansiosos por hacerlo.

Por lo que respecta a la tripulación del GdC, no voy a decir que estamos ansiosos por comenzar una nueva campaña. Desembarcados para pasar tres semanas de vacaciones con nuestras familias, sabemos que pasaran asombrosamente pronto y que, si n darnos apenas cuenta, volveremos a estar metiendo provisiones a pertrechos para la campaña que vamos a realizar con el doctor Company, del CMIMA. Joan Baptista Company –Batis, familiarmente- ha realizado múltiples campañas a bordo del GdC, campañas que normalmente dejan buenos recuerdos, sobre todo en el paladar de los participantes, porque antes o después llega el momento del atracón de gambas –Aristeus antennatus, principalmente capturadas, por supuesto, en aras de un mayor conocimiento de la especie.

Sabemos que la campaña –de la cual desconocemos aún el nombre- muestreará más de cien puntos a lo largo de todo el Mediterráneo más occidental, desde más allá del Cap de Creus hasta casi Cartagena, en busca de la presencia de huevos de crustáceos decápodos, presumiblemente de la gamba antes mencionada. Como fácilmente se puede comprender, yo ya estoy buscando en todos los recetarios ideas para poder aprovechar semejante materia prima.

Sabemos que durará 42 días. Entrará, por lo tanto, en la categoría “más largas que un día sin pan” del catálogo de campañas realizadas en el GdC.  Y sabemos, tras solucionar un sencillo binomio, que eso significa navegar durante mitad de Julio y todo Agosto.

Sabemos que nuestras familias están hasta las narices de que se haya puesto de moda trabajar en periodos normativamente destinados a nuestras vacaciones, pero también sabemos que no está el horno para bollos,  que a la fuerza ahorcan, y que no hay que dejar para mañana lo que pueda hacerse hoy.

Obviamente, cuando supimos que había interés en que el GdC navegara en Agosto, nos arremangamos y sacamos a la luz nuestra ya memorable capacidad de negociación.

Primero lo intentamos con las gambas. Les propusimos que, de manera excepcional y sólo por este año, se dignarán comenzar la fresa a finales de Junio y acabaran con el proceso a finales de Junio. Pusimos sobre la mesa estadísticas sobre los parámetros oceanográficos, demostrándoles que tampoco había tanta diferencia entre la temperatura y salinidad del agua de mar de Julio y de Agosto, sobre todo a la profundidad donde les gustaba a nuestras bigotudas amigas realizar el íntimo acto. Quisimos quitarle hierro al asunto, prometiéndoles que sólo extraeríamos de su futura progenie unos cuantos ejemplares, diez o doce mil a los sumo…

Pero ellas, erre que erre, que si ya habían hecho planes, que si menudo follón ponerse de acuerdo todas –cualquier cambio sobre el tema debía ser aprobado por unanimidad, por lo visto-, que si se les iba a juntar la generación anterior con la de este año, y después pasaría más de un año hasta la siguiente. En fin, que no hubo manera.

Así que no quedó otro remedio que negociar con los responsables de la operatividad del barco. La verdad es que fue fácil: cogimos el argumentario de las gambas y lo hicimos nuestro. Pronto –o sea, varios meses después de que se oyera el primer cuchicheo sobre el tema-, pudimos firmar un acuerdo por el cual se compensaba nuestro esfuerzo extra.

Por lo tanto, anuncio solemnemente que quien quiera conocer los entresijos del estudio de la reproducción de la gamba, podrá hacerlo en estas páginas. Eso será a partir del día 21 de Julio.

Mientras, aquí dejo el enlace para poder visionar el álbum de fotos que realicé durante la campaña del proyecto ARGON.

FOTOS DURANTE ARGON, DESDE EL GdC

Recuerdos de una campaña emocionante. Recuerdos que me obligo a reflotar hacia la consciencia todos los días, más aún ahora, cuando parecen desvanecerse las ilusiones por el inicio de una nueva forma de entender el funcionamiento del mundo, al menos en esta zona del arrabal.

Anuncios

Un comentario sobre “LA HUELLA DE ARGON

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s