¡ABRACALABRA!

El cazador de gases

El ganadero de gases

Ensalada Verde con Mozzarella y Vinagreta de Cabello de Ángel; Caldeirada de Rosada y Gambitas, Crema de Yogur y Taboulé, Cabezada de Lomo Empanada, con Champiñones Aliñados con Salsa de Soja y Wasabi.

Es cierto, el menú de hoy ocupa más de lo habitual, pero en realidad son cuatro platos, como siempre. La vinagreta de cabello de ángel da un toque dulce pero suave para acompañar a la mozzarella y los frutos secos.

La caldeirada, ya saben: pochar bastante cebolla cortada en gajos gruesos, añadir agua debidamente sazonada, y a ésta un par de hojas de laurel, y cocer las patatas. Cuando están casi listas, añadir el pescado en trozos de ración –evitar cocerlo demasiado-. Mientras se cuece –cinco minutitos como mucho-, freír en aceite de oliva abundante ajo picadito y pimentón dulce –con una pizca de cayena molida-. Matar la fritura con un poco del caldo de la cazuela. Añadir las gambitas, escurrir el caldo de la cazuela –sin tirarlo, claro: sirve para una sopa- y napar las patatas y el pescado con la fritada de ajo y pimentón. Tan sencillo como rico.

La crema es… un ejemplo de reciclaje. Ayer me sobró la mezcla de hortalizas del taboulé, incluidas las pasas y la menta. Simplemente, he añadido más pepino, unos yogures, un poco de tahina, almendras fritas y saladas, un poco de agua, un poco de sal, un poco de aceite de oliva virgen… y dos minutos de trituradora a todo meter.

Y los champiñones, grandes como un limón, nada más fácil. Pasarlos por la plancha, primero con la concavidad hacia abajo, y después hacia arriba, un minuto escaso en cada lado. Cuando la concavidad está arriba los he pintado con una mezcla de salsa de soja y wasabi.

No sé por qué me ha dado hoy por dar la tabarra con la confección del menú… como no sea porque Rubén me ha estado contando cuál es su cometido en esta campaña del proyecto ARGON, que a mí me ha recordado la tendencia que tenemos en la cocina del GdC de usar la imaginación para aprovechar esos boles que quedan en la nevera de un día para otro.

Porque Rubén parece un mago que en vez de conejos o palomas, hace aparecer y desaparecer gases, aquellos que se hallan disueltos en el agua de las muestras recogidas con el CTD. Con una simple jeringa hace el vacío en una botella llena de agua de la muestra, y consigue que un montón de burbujas de diferentes tamaños surjan de la nada –al proceso le llaman “ordeñado”. Con ultrasonidos hace que esas burbujas se desprendan de las paredes de la botella. Entre sus manos los gases pasan de un envase a otro como la moneda entre los dedos del prestidigitador. Finalmente, con aire triunfal, muestra el vial en el que sólo hay gases.

Ese vial, junto con diecinueve más que rellena en cada estación de muestreo, es guardado primorosamente en una caja que será descargada en Palma de Mallorca, donde el espectrómetro de masas dirá con una exactitud asombrosa cuáles son y en qué cantidad aparecen. Son gases que provienen del intercambio atmósfera-océano, y del metabolismo planctónico –fotosíntesis, respiración y excreción-.  El trabajo de Rubén es una cara más del poliedro de conocimiento que es ARGON, junto con el trabajo de los demás integrantes… y del espectrómetro, claro.

La prestidigitación es un arte muy útil en multitud de facetas de la vida… ¡si supieran los comensales del GdC lo que van a comer mañana! ¡Abracalabra!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s