Profundizando en CHANTI

Ensalada de Tomate y Mozzarella di Bufala, Encrecot con Patatas Fritas y Salsa Brava, Crema de Champiñones, Suquet de Brótola con Arroz.

Dolencias mal curadas pueden generar recidivas. A veces no hay oportunidad de realizar el tratamiento adecuadamente. Las circunstancias sobrevenidas no permiten más que restañar la herida. Supongo que eso le ocurrió al SdG el otro día en Catania, como le ha pasado al GdC en tantas ocasiones: hay que empezar ya la campaña porque los permisos caducan, los alquileres de la tecnología necesaria prescriben, los científicos convocados no tienen margen para alargar la estancia en la campaña más de lo acordado, la campaña siguiente no permite retrasos…

Ayer estuvimos trabajando, durante algunas horas, “moderados”. Los problemas en uno de los motores auxiliares del SdG –que producen la energía eléctrica necesaria a bordo- se reprodujeron, y hubo que parar la sísmica. Pero no se perdió el tiempo: los técnicos de la UTM aprovecharon para realizar trabajos de mantenimiento en el streamer, solucionando algunos problemas de ruido tras haberse enganchado un palangre de superficie -supongo que los que utilizan para la captura de atunes y peces espada-, cosa no imposible sobre todo de noche, cuando la posibilidad de maniobrarlo depende de si el radar puede detectar las boyas que lo mantienen a flote, a veces no más que pequeños bidones vacíos. Con luz solar el GdC precede al SdG, avisando de todo aquello que pueda interferir en el rumbo asignado por la campaña; durante la noche, la presencia del GdC a proa del SdG es inútil –las boyas de los palangres no llevan ninguna señal lumínica-, por lo que pasa a estar detrás de la boya final del streamer –que lleva instalado un gps para conocer su ubicación exacta-, previniendo la posibilidad de que algún barco pase por encima.

Cuando estuvimos atracados en Catania tuve la oportunidad de pasear –de reptar, más bien- por la cubierta del SdG, entre toda la estructura sobre la que van instalados los streamer y los cañones de aire. Era como moverse entre las tripas de un submarino, con la mía continuamente encogida para pasar por el vano entre bobinas, cajas, mecanos… No deja de maravillarme que con todo ese aparataje, una vez largado por la popa, se pueda descubrir con gran detalle –discriminaciones de un metro- las estructuras de los primeros setecientos metros de profundidad de subsuelo marino –en el caso de la sísmica de reflexión de alta resolución, o SIG, de 150 metros de largo-, o incluso hasta varios kilómetros de profundidad bajo el fondo marino –en el caso de la sísmica de reflexión multicanal Sentinel, de 3 km de largo por la popa (aunque con menos detalle)-. La sísmica de refracción, otro de los métodos utilizados en la investigación geológica, puede llegar a penetrar hasta 100 km bajo el subsuelo marino. La sísmica multicanal –cuya configuración es más compleja que la sísmica de refracción, aunque sus datos son más fácilmente interpretables- se utiliza en sísmica marina y en prospección minera y petrolífera. Una anécdota: cuando estuve paseando por el mercado de Catania compré un queso Povolona, típico de Sicilia (que tiene forma de odre). La persona que me despachó me preguntó de dónde era y si estaba en Catania de vacaciones. Cuando le dije que era tripulante de un barco español de investigación científica me dijo, en tono receloso “¿petróleo, eh?”. “¡No, no… volcani, movimenti sismichi, tsunami…!”, le respondí en italiani. Paradójicamente, pareció tranquilizarse. De pronto, me vino a la memoria Las Palmas… no sé, quizás fue por ser ambas islas volcánicas, o porque en el mercado de pescado encontré viejas, que sólo había visto antes en los mercados canarios…

La foto –una de varias, que con su permiso subiré a la carpeta de la campaña en Flickr-, así como la información técnica sobre el instrumental utilizado en sísmica, me la ha proporcionado Minerva Alegre, de la UTM/CSIC, a la cual estoy muy agradecido porque sin ella y Héctor Sánchez, también de la UTM/CSIC, y sin Internet a bordo, a ver quién era el guapo de adivinar todos esos detalles sobre la tecnología sísmica.

Quizás pueda comunicarme con el equipo de los Mammal Observers embarcado en el SdG para monitorizar la presencia de cetáceos en la zona de trabajo, a fin de protegerlos de los efectos de los cañones de aire –aunque algunas fuentes mantienen que dichos efectos son prácticamente inexistentes-, parando las operaciones si fuera necesario. Por lo visto, es un protocolo normalizado en operaciones de sísmica marina. Creo que podría ser interesante que contaran cómo es su trabajo.

Si tienen alguna duda y curiosidad que preguntar, pueden hacerlo escribiendo –sólo escribiendo, por favor, nada de fotos, videos, canciones, ppt, etc.: no saben uds. lo caro que va el minuto de conexión de datos vía satélite- a la dirección:

cronicasgdc.garciadelcid@skyfile.com

Haré lo posible por responderles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s