Entre Calpe y Abila

Vinagreta de Pulpo y Patata, Entrecotte con Espárragos, Crema de Champiñones y Mascarpone, Rosada Rebozada al aroma de Choyu.

Cincuenta nudos de viento y olas cortas, tan cortas que apenas dejan tiempo para que el GdC coja el compás y comience a cabecear como lo estuvo haciendo durante los tres días pasados, que cabeceaba y se balanceaba y no dejaba que durmiéramos un cuarto de hora seguido.

Tres días hemos tardado en llegar al Estrecho de Gibraltar, navegando contra el viento y el oleaje a apenas siete nudos, embarcando agua por la proa ola tras ola, imposibilitando el estar ni siquiera en la cubierta más alta, la de la magistral, salvo que uno estuviera dispuesto a empaparse de rociones desde el primer instante –que lo estaba, con la GoPro bien aferrada, filmando la proa del GdC ante la mar gruesa (pronto se verá en YouTube)-.

Cuando se ama la mar y se la encuentra de semejante talante no se sabe ante quién protestar, así que se lanzan improperios al vacío cada vez que se vuelca un cazo, o se sale el aceite de la freidora, o se está a punto de caer escaleras abajo mientras con las manos se aguanta una bandeja de comida y con los pies se tantean los escalones. Cuando amas la mar no puedes dejar de admirar su fuerza y su belleza, las olas creciendo más y más a medida que se acercan al casco, engalanadas con la espuma de su rompiente, con los rociones formando un spray entre el que se adivina, de vez en cuando, algún paíño volando alocadamente a lo largo del seno de las olas. Mientras, instintivamente, prevés cómo va a reaccionar el casco del barco al oleaje, preparando el cuerpo para compensar el balance.

Pero ahora los cincuenta nudos de viento que soplan no consiguen levantar la mar porque no han cogido suficiente carrerilla, así que el GdC navega con poco balance, apenas un movimiento dubitativo en torno al eje vertical, como el de un coche circulando velozmente por un camino lleno de roderas. Además, el freno que supone semejante viento de proa se compensa con los más de dos nudos de corriente a nuestro favor. Por el Estrecho de Gibraltar se intercambian las aguas del Mediterráneo y el Atlántico. Las aguas mediterráneas, más pesadas por su alta salinidad, entran en el Atlántico por el fondo marino: cada instante sale del Mediterráneo el agua que cabría en docenas de Nou Camp. Las aguas atlánticas, más ligeras debido a su baja salinidad, entran en el Mediterráneo por la superficie, generando corrientes de dirección Este que no bajan de los dos nudos de intensidad.

Así que el GdC navega a ocho nudos gracias a los dos nudos que afortunadamente le proporciona la corriente. Si no fuera por eso, no pasaríamos de los seis nudos. Se está intentando averiguar cuál es la razón para que el barco camine tan poco. Mi sospecha: lo que pide la edad del GdC es disfrutar con sosiego de la vida, sin prisas, disfrutando de los detalles…

Eso mismo pensó, seguramente, la paloma que ayer se posó en la cubierta del barco. Acostumbrada al trato con los humanos –llevaba anillas en sus patas, identificándola como inscrita en la Federación Colombófila de Canarias-, se dejó coger mansamente y pasó doce horas alimentándose de cereales y agua, recuperando fuerzas. Cuando esta mañana, ya restablecida, la hemos liberado, ha alzado el vuelo y ha dado un par de vueltas al barco. Estábamos convencidos de que estaba recalibrando su posicionamiento magnético, pero si lo ha hecho no le ha servido más que para decidir que se quedaba un tiempo más con nosotros, a pesar de que se estaba alejando de su base canaria. Claro que, a la velocidad que navegábamos, una paloma bien alimentada recupera el tiempo perdido sin apenas despeinarse. Cuando finalmente ha emprendido el vuelo en dirección sur, se hallaba a unas cien millas al norte del punto donde se posó.

Lo dicho: despacio y buena letra. Así estamos pasando por el Estrecho de Gibraltar, entre Calpe (el actual peñón de Gibraltar) y Abila (lo que ahora es Jebel Musa). La ocasión lo merece.

Volvemos a casa, ocho meses después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s