Cirugía ambulatoria

Émbolo de Er del pórtico, desmontado. Foto: Benito, del GdC

Émbolo de Er del pórtico, desmontado. Foto: Benito, del GdC

Barraganetes nuevos en la amura de Er. Foto: Benito, del GdC

Barraganetes nuevos en la amura de Er. Foto: Benito, del GdC

Dijeron que el GdC entraría rápidamente en quirófano pero ahí continúa, atracado en el pantalán del astillero, esperando turno.
Sin embargo, parece que no se están brazo sobre brazo, y ya han empezado a realizar trabajos de mantenimiento y reparación que no necesitan que el barco esté en varadero. Benito, primer maquinista del GdC, que realiza visitas al barco para supervisar dichos trabajos, ha tenido la deferencia de mandarme estas fotos en las que se aprecia que el émbolo de estribor del pórtico está desmontado, a fin de sustituir los casquillos. El pórtico es uno de los principales elementos del barco. Además de caracterizar la silueta del GdC -dándole un aspecto de coche GT muy atractivo, aunque los 10 nuditos de velocidad máxima no corroboren dicha promesa-, supone una herramienta vital para las operaciones en cubierta. Buena parte de la instrumentación oceanográfica necesita ser suspendida para poder sumergirla y recuperarla. La combinación entre un pórtico robusto y una maquinilla potente es necesaria para que dichas operaciones sean seguras para las personas y el instrumental.
La verdad es que ese émbolo de estribor del pórtico, que renquea como lo hacen las rodillas de varios de los que trabajamos a bordo, y por los mismos motivos -la edad no perdona, y menos si se le da caña al cuerpo- da bastante trabajo al personal de Máquinas del GdC, al que se le ve con frecuencia realizando reparaciones de urgencia gracias a las cuales las campañas pierden muy poco tiempo debido a esas averías.
En otra foto se observan los nuevos barraganetes de las amuras, recién soldados… Barraganete… ¡qué bonita palabra!: una de las muchas que enriquecen el vocabulario náutico en lo que a construcción naval se refiere. Los barraganetes son los remates de las cuadernas -las costillas- del casco, y sobre ellas se montan las chapas de la regala, que intenta impedir que las olas barran la cubierta, misión que cumplió a la perfección -o casi- en la singladura que acabó en Lisboa.
Benito, muy amablemente, me ha prometido nuevas entregas gráficas que serán rápidamente reproducidas en este diario.
Esperemos que la cirugía deje a nuestro GdC hecho un pimpollo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s