El GdC, sin saxo

image

Sí, el GdC se queda sin saxo…
Bueno, no es ningún drama.  Hay quien, incluso,  vive más tranquilo sin saxo.

En el barco debe haber varios tripulantes con esa forma de entender la vida, a tenor de los suspiros de satisfacción cuando vieron mi saxo en cubierta,  a punto de embarcar en el taxi.

No es mi caso.  El saxo se ha convertido en imprescindible en mi vida. Allá donde voy va mi saxo conmigo,  a pesar de los inconvenientes que ello pueda acarrear… como por ejemplo,  cuando volver a casa exige volar.  ¿podré llevar el saxo en la cabina,  o tendrá el pobre que aguantar la respiración,  medio congelado,  durante las tres horas que dura el vuelo?

Ya les contaré

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s