Elucubrando frente al sofrito

20130613 Garcillas bueyeras sobrevolando el puerto de Cagliari

Menú

 

Ensalada de Apio, Pepino y Feta, con Salsa de Yogur y Mermelada de Pimiento

 

Sardinas Fritas con Tomate y Vinagreta de Anchoa

 

Gazpacho

 

Conejo al Ajillo

 

El GdC navega por aguas desconocidas o, al menos casi olvidadas, o para ser más exactos, imposiblemente recordables. Con ello no quiero decir que geográficamente el barco haya traspasado las fronteras conocidas. Me refiero, concretamente, a las fronteras temporales. Desde ayer, la campaña del proyecto GEOMARGEN es la tercera campaña más larga de la historia del GdC. Sin embargo, ningún tripulante de los que participaron en las dos campañas que preceden a ésta en la lista de las campañas más largas sigue aún a bordo, ya sea porque se jubiló o porque se desembarcó para cambiar de rumbo su vida, así que podemos afirmar que esta campaña del proyecto GEOMARGEN es la más larga de todas cuantas en las que haya participado cualquiera de los tripulantes actuales del GdC.

 

Desde que en 1992 este cocinillas embarcara en el GdC, el record de la campaña más larga la ostentaba la primera del proyecto THRESHOLD, de treinta y cuatro días de duración, que llevó al GdC hasta el puerto de Estambul durante la primavera de 2006.

 

Más cifras a añadir a la estadística de este barco. Cuando a primeras horas del día 29 lleguemos a Barcelona, habrán pasado cincuenta y dos días desde que zarpamos de este puerto. Independientemente de las millas recorridas para llegar a la zona de trabajo, y las necesarias para realizar los tránsitos a los puertos de aprovisionamiento, los números de esta campaña estremecen. Hasta ahora, el GdC ha recorrido casi 10000 km, y el ojo de la sonda multihaz ha contemplado algo más de 7500 km2, lo que supone que el GdC ha retratado, sobrevolando el fondo a diferentes altitudes –es el fondo el que se acerca y aleja de nosotros, que seguimos pegados a las dos dimensiones aparentes de la superficie del océano-, un área comparable a… más de una quinta parte de la superficie de Cataluña.

 

Otro dato a consignar en las crónicas de la campaña: posiblemente sea ésta una de las campaña donde más cosas se han roto, estropeado, degenerado, de las máquinas y estructuras del barco: que si un anillo de bronce que rodea al eje de la hélice propulsora estaba tan gastado que friccionaba sobre él y elevaba sobremanera su temperatura; que si la hélice de proa no chuta por no sé qué del circuito hidráulico; que si uno de los grandes extractores de aire de la Sala de Máquinas decidió suicidarse esparciendo trocos de sus aspas a su alrededor y dejando al personal de la Máquina disfrutando de lo que ya empieza a parecerse a una sauna hipertrofiada; que si uno de los termos que proporciona agua caliente sanitaria ha dicho basta; que si los servicios sanitarios de la zona de proa estribor han quedado inutilizados no se acaba de saber si por estenosis o por trombosis; que si se detectó una zona de debilidad escondida en lo más recóndito del forro del barco, entre el pantoque y la aleta, y que ha sido protegida con una tirita de cemento rápido y grava… ¡pero si se ha roto hasta el grifo de la cocina! El GdC está viejito, no se le hizo en su momento, vaya ud. a saber por qué, lo que en términos navales se denomina mantenimiento de vida media, por lo que el barco trabaja en las mismas condiciones que si a un fórmula 1 se le pide correr un gran premio con ruedas compradas en un desguace, y no le queda otro remedio al piloto –como no le queda otro remedio a la tripulación- que sacar lo mejor de si mismo para acabar la carrera –o las campañas, en nuestro caso-. ¡Pero no preocuparse! ¡Queda GdC para rato! ¡Qué sería de la oceanografía sin este pequeño barco, utilitario, que gasta como un mechero!

 

Más datos: en los últimos veintiún años, los que llevo embarcado en el GdC, el barco ha atracado en casi sesenta puertos, a lo largo del Cantábrico, la costa portuguesa, las islas Canarias, y todo el Mediterráneo, desde Gibraltar a los Dardanelos, eso sin contar en los que hemos fondeado, sobre todo en pequeñas islas mediterráneas –Elba, Thira…-.

 

Ignoro cuántas millas habrá recorrido el GdC en veintiún años. A bordo nadie tiene la respuesta, no existe un registro de ese dato. Quizá en el CMIMA exista ese registro, aunque dudo que sea muy exacto. En la carta electrónica del programa MAXSEA queda registrada la derrota del barco, incluida en la información sobre las campañas realizadas. Pero dicho registro se ha perdido en al menos una ocasión, debido a problemas informáticos, y además dicho programa no lleva instalado desde el año 1992. Sería curioso ver reflejada en la carta electrónica la derrota del barco durante todos estos años, expresada como un hilo continuo de tela de araña, enmarañada hasta lo gordiano sobre todo en la zona del litoral catalán, el centro de la tela, y ralo en sus partes más exteriores, como los hilos que desde la tela parten hacia las ramas, anclándola a ellas. Y enganchados a toda la estructura, una miríada de datos: información sobre el fondo marino, sobre la columna de agua y las corrientes que la atraviesan; sobre la vida que puebla el océano, desde su suelo –hemos pescado a más de cuatro mil metros, en la cuenca jónica, largando todo el cable adujado en el carretel de la maquinilla- hasta su superficie, desde el nanoplancton más microscópico –hemos capturado hasta virus- hasta toda la ictiofauna que ha caído en nuestras redes –al parecer, no hay otra manera de saber de ella y de su salud sino arrancándola de su entorno y trayéndola a nuestro universo seco-.

 

¡Hay qué ver las vueltas que le da uno a las cosas, mientras pica hortalizas para un sofrito!

 

Es viernes, seguimos navegando tras una parada en Cagliari que nos ha permitido embarcar provisión de calidad -¡qué descanso, que relajación, que goce!-, y el tiempo continúa goteando como gotas sobre un cristal frío, que nos llevan hacia el día 29 y Barcelona. Sobre todo, mucha calma.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s