Dátiles amargos

Mar de proaMenú

Tabulé

Chuleta de Cerdo Agridulce, con Tomates Fritos y Rollo de Primavera

Ensalada de Mozarella di Bufala y Nueces

Lenguado Frito con Espinacas al Romesco

Alrededor del GdC –el otro día el amigo Pere Puig, del CMIMA, me recordaba que el acróstico fue creado por el Dr. Nittrouer, estadounidense con el que estuvimos trabajando hace años en el Adriático (ya sabemos lo aficionados que son en USA a los acrósticos)- la mar se comporta como un ser bipolar, mandando hacia el barco oleadas simultáneas desde diferentes direcciones, a veces desde puntos cardinales opuestos, creándose resonancias y amortiguaciones que hacen inútil cualquier intento de prever cuál será el siguiente bandazo.

Así andamos desde que salimos de Cagliari, sin un momento de respiro, a veces machacando nuestras articulaciones mientras intentamos hacer el trabajo razonablemente bien; otras, rodando por el estrecho margen de la litera como si fuéramos masa de croquetas sobre una cama de pan rallado.

La cuestión, paradójicamente, es que los aparatos de los que depende que esta campaña llegue a buen término –que son, por orden jerárquico, la Máquina del barco, la sonda multihaz y la sonda paramétrica- no sufren significativamente la pérfida influencia de esta mar rebelde… bueno, la paramétrica sí que muestra un nivel de “ruido” algo mayor del que sería deseable, pero dicho “ruido” electrónico –que en la pantalla de control se traduce en un jaspeado en tonos azules, la mar de mono- no desmerece el resultado final, plasmado en un mapa tridimensional en el que se representa el fondo marino como en el ordenador del navegante de una nave espacial en maniobra de aproximación a un planeta desconocido. En él se ven perfectamente unos hoyuelos que son, en realidad, los socavones de 300 m de diámetro por 30 m de profundidad a los que se aludía en el post anterior.

O sea, que tenemos la sonda multihaz trabajando a 50 khz, con la que se dibuja con exactitud pasmosa y tridimensional la orografía del fondo marino; por otro, la sonda paramétrica, que emitiendo a 4 khz penetra hasta 10 m de subsuelo, detectando las estructuras asociadas a la presencia de emanaciones de gas; y, finalmente, el procesamiento de los datos de ambas sondas, conjuntándolos para crear la imagen final, esa que se parece a una consola espacial.

Mientras tanto las reinas de esta mar, las pardelas cenicientas –Calonectris diomedea- no dejan de seguirnos durante horas, días, en una aparente actitud de despreocupación total, de volar por volar, sin apenas interés por los desechos orgánicos que vamos dejando por la popa, pero sobrevolando con actitud depredadora los cebos de los currys que se siguen largando atávicamente por la popa, por si los atunes. ¡Tch!

Las pardelas, el GdC, las Velella velella –pequeños cndarios que viajan propulsados por su vela transparente-, algún barco que se acerca a nosotros rodeándonos prudentemente, como si temiera nuestra actitud sospechosa, nuestro deambular lento pero empecinado… y la mar, cambiante con el viento, con las horas, con los ojos. Este es el universo en el que nos movemos, esperando que podamos entrar en Túnez para que Sergi, científico del proyecto, se desembarque, y para que Vicente, compañero de la Máquina del GdC, pueda llegar a tiempo para asistir al nacimiento de su hijo. Pero Túnez es un puerto turístico frecuentado por muchos cruceros, y parece que las autoridades portuarias están desbordadas por la entrada de varios de ellos, así que tendremos que esperar.

Sería una lástima que Vicente no llegara a tiempo para asistir en el parto. Juro que si eso ocurre no volveré a comer nunca más dátiles tunecinos: siempre me sabrán amargos.

Anuncios

Un comentario sobre “Dátiles amargos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s